Buscar

ACEITE DE HIPÉRICO

Imprescindible en tu botiquín.

Nuestros ancestros utilizaban el “oli perico” o aceite de hipérico para aliviar y regenerar la piel tras las quemaduras, cortes, golpes, y picaduras. El aceite de hipérico es un excelente regenerador celular indicado para pieles enrojecidas y castigadas,a sí como para pieles sensibles y delicadas. El aceite de hipérico cuida, aporta firmeza y suavidad a la piel mejorando su elasticidad.


Para el acné. Las propiedades astringentes, antisépticas y cicatrizantes del hipérico pueden aprovecharse para conseguir un mayor cuidado de la piel del rostro. Es buen remedio para el acné pues reduce la producción excesiva de grasa y ayuda a cicatrizar las espinillas, al mismo tiempo que evita su infección.

Su gran efectividad no debe hacernos olvidar la única precaución que debemos tomar con el uso del hipérico: el hipérico es fotosensible, reacciona en presencia de la luz solar, y por eso debemos utilizarlo de noche, o tapar la zona tratada para evitar el contacto de la piel con la luz solar.

Para las úlceras. En la actualidad hay evidencia de que los ácidos grasos hiperoxigenados que poseen estas flores son muy útiles en la prevención de úlceras por presión que se producen en personas postradas en cama o inmovilizadas en sillas por problemas de toda índole que les impiden desarrollar sus actividades de la vida diaria normalmente.

Por encima de todo lo imaginable

El aceite de Hipérico, cuyo nombre procede del griego “Hyper” (grande), y “eikon” (imagen) significa: “por encima de todo lo imaginable” y ha sido utilizado desde muy antiguo por sus innumerables propiedades.

Nuestros ancestros ya sabían de las excelentes propiedades del hipérico. Su riqueza en taninos ha convertido a esta planta desde la antigüedad en una de las mejores armas para la cicatrización de heridas, la curación de las quemaduras, cortes o llagas y para la regeneración de la piel. La fórmula tradicional del Aceite de hipérico se prepara dejando macerar las flores de hipérico en aceite de oliva, durante 40 días, "a sol y serena", es decir, fuera de casa, a la intemperie.

TRADICIONALMENTE SE USABA ...

El extracto de Hipérico Oliko se obtiene de las sumidades floridas (extremos de los tallos que contienen hojas y que se cortan cuando la planta empieza a florecer), tratándolas con aceite de oliva extra.

Oliko tiene propiedades astringentes, antiinflamatorias, antisépticas, cicatrizantes, anestésicas y bactericidas. Su uso se recomienda para:

Los cortes. El aceite de hipérico es un excelente activador de la regeneración celular y es útil para mejorar el aspecto de las cicatrices recientes. Al aplicarse sobre las heridas modera la reacción inflamatoria en los tejidos que rodean la contusión, tiene efecto anestésico local, por lo que calma el dolor en forma suave, es antiséptico y estimula la cicatrización.

Las picaduras de insectos. El aceite de hipérico aplicado tras las picaduras de insecto, reduce considerablemente el dolor y la hinchazón y regenera rápidamente las membranas celulares que constituyen la piel de la zona afectada.

Los golpes y las contusiones. Es un excelente antiinflamatorio que ayuda a evitar la hinchazón del hematoma. Las quemaduras, tanto solares como provocadas por objetos calientes (horno, estufas, alimentos calientes, plancha...). Reduce el dolor, evita la aparición de ampollas y regenera rápidamente la piel de la zona afectada. En la actualidad, el hipérico se está utilizando para regenerar la piel y prevenir los efectos del anti envejecimiento. Ayuda a proteger la epidermis y a mantenerla en buen estado por su cualidad protectora, emoliente y regeneradora. La vitamina E le proporciona la capacidad de actuar como anti radicales libres.

Para pieles dañadas, como piel con psoriasis, dermatitis atópicas, eccemas... El aceite de hipérico ayuda a calmar el picor, la rojez, la escamación de la piel, dejándola visiblemente más hidratada, suave y calmada.